La movilidad articular

admin
Comentarios desactivados

En el ámbito deportivo, cuando hablamos de movilidad articular nos referimos a aquellos ejercicios que, generalmente, realizamos durante el calentamiento y que tienen como finalidad la preparación de las articulaciones del organismo para un posterior esfuerzo.

Como ya vimos en nuestro artículo “La importancia de un buen calentamiento”, en primer lugar debemos hacer ejercicios genéricos y de baja intensidad, como los de movilidad articular, para luego dar paso a otros más específicos y de mayor intensidad.

Una batería de ejercicios de movilidad articular debería incluir, al menos, un ejercicio dirigido al trabajo de tobillos, rodillas, caderas, hombros y cuello. Después, dependiendo de la actividad posterior, tendríamos que hacer más ejercicios dirigidos a otras articulaciones. Por ejemplo, si vamos a jugar al baloncesto, también deberíamos realizar ejercicios de movilidad de codos, de muñecas y de las diferentes articulaciones de los dedos de las manos.

Todos estos ejercicios consisten en trabajar las diferentes articulaciones, por separado, a través de movimientos de flexión, extensión, abducción, adducción, rotación, circunducción, etc., según sea el caso.

Durante su ejecución, trataremos de buscar la mayor amplitud posible de recorrido en cada articulación con el objeto de trabajar también la flexibilidad muscular. Asimismo, también podemos integrar aspectos relacionados con la lateralidad, la coordinación y el equilibrio.

 Movilidad articular

Consejo ARCUM: aunque únicamente vayas a caminar, te recomendamos que antes de comenzar realices ejercicios de movilidad articular, como mínimo, del tren inferior.

a-ARCUM (2)
ARCUM

Compartir

Related Posts

La carga del entrenamiento
Errores frecuentes en la práctica deportiva
Healthy food