Los principios del entrenamiento

admin
Comentarios desactivados

Son los fundamentos sobre los que se debe asentar toda planificación deportiva. Aunque existen numerosas clasificaciones de diversos autores, nosotros vamos a explicar a continuación, de forma breve, en qué consisten los principios más comunes.

Individualización. A la hora de plantear el contenido del entrenamiento, debemos atender a las características particulares de cada deportista, teniendo en cuenta, entre otros aspectos, su estado anímico, su nivel de forma y el momento de la temporada en el que se encuentra.

Especificidad. Para conseguir mayor efecto sobre el organismo del deportista, los estímulos del entrenamiento deben guardar relación con la modalidad deportiva a nivel metabólico, muscular y técnico.

Continuidad. Los estímulos que el deportista recibe en cada entrenamiento deben repetirse con la frecuencia suficiente para que tengan el efecto deseado sobre su organismo.

Progresión. La carga del entrenamiento será mayor o menor dependiendo del momento de la temporada deportiva pero, como norma general, irá de menos a más aunque hay matices, tal y como veremos más adelante.

Adaptación. Se refiere a la capacidad que tiene el deportista de asimilar e integrar los diferentes estímulos que recibe en sus entrenamientos. Si estos no alcanzan un umbral determinado, no se producirán mejoras en el estado de forma; y si lo sobrepasan en exceso, tampoco. En nuestro próximo artículo trataremos con más detalle este principio.

Variedad. Para desarrollar una determinada capacidad física, el deportista debe recibir diferentes tipos de estímulo y no el mismo en cada entrenamiento, puesto que podría producirse un estancamiento con el paso del tiempo.

Recuperación. Engloba la disminución significativa del nivel de carga de entrenamiento y los periodos dedicados al descanso, sin entrenamiento. Prepara el organismo para futuros esfuerzos.

Supercompensación. Hace referencia a la mejora del estado de forma del deportista después de un descenso en el nivel de carga de sus entrenamientos o, incluso, después de un periodo de descanso. Hemos desarrollado este principio en el artículo “La supercompensación”.

Principios del entrenamiento

Cabe señalar que los principios del entrenamiento no pueden entenderse de forma aislada, puesto que todos ellos están interrelacionados entre sí. No son compartimentos estancos.

Así, por ejemplo, si tuviésemos en cuenta únicamente el principio de progresión, de forma aislada, podríamos suponer que el nivel de carga de los entrenamientos tiene que ir de menos a más indefinidamente. Sin embargo, principios como el de recuperación o el de supercompensación nos hacen ver que no debe ser así.

Consejo ARCUM: como si de una receta de cocina se tratara, aquí tienes los ingredientes que todo programa de entrenamiento debe llevar para que resulte lo más efectivo posible. Así pues, si tu deseo es combinarlos adecuadamente, no dudes en recurrir al profesional competente.

a-ARCUM (2)
ARCUM

Compartir

Related Posts