Sentirse bien

admin
Comentarios desactivados

Este es uno de los objetivos que se escucha con mayor frecuencia en las entrevistas iniciales que hacemos antes de que cualquier persona comience a practicar deporte con nosotros.

Por ello, y sin perder de vista nuestra metodología, consideramos que el deporte es una herramienta fundamental con la que fomentar e instaurar hábitos de vida saludables en la sociedad, contribuyendo así al mantenimiento o la mejora de la salud de cada persona. Es decir, desde un punto de vista deportivo, contribuimos a que las personas que deciden practicar deporte consigan “sentirse bien”.

¿Qué implica “sentirse bien”?

Como ya vimos en anteriores artículos (“¿Por qué el deporte es saludable?”, “Y después del verano, ¿qué?”), la práctica deportiva, además de ocupar el tiempo libre y de ocio, tiene repercusión en la parcela psicológica, física, estética y social de las personas, traduciéndose esto en una serie de beneficios que, en definitiva, repercuten positivamente en su estado de salud y facilitan el desarrollo de las diferentes actividades de la vida cotidiana.

Actividades cotidianas

Todas las tareas del día a día nos demandan unos niveles mínimos de fuerza, resistencia y flexibilidad. Podemos comprobarlo al subir las escaleras, al llevar las bolsas de la compra o al atarnos los cordones de los zapatos, por ejemplo. Por ello, necesitamos tener un mínimo de resistencia a la hora de subir las escaleras sin fatigarnos en exceso; un mínimo de fuerza para poder llevar las bolsas del supermercado hasta el coche o hasta casa sin tener que detenernos a descansar; y un mínimo de flexibilidad para que podamos agacharnos y atarnos los cordones de los zapatos sin falta de tener que sentarnos en una silla.

Por lo tanto, si practicamos deporte regularmente, alcanzaremos o superaremos esos niveles mínimos de fuerza, resistencia y flexibilidad, consiguiendo que las actividades cotidianas nos resulten más llevaderas, pudiendo así afrontarlas con mayor confianza en nosotros mismos.

Sentirse bien

Consejo ARCUM: si no tienes ningún tipo de lesión o patología y percibes que tienes dificultad para subir o bajar del coche, puede ser un buen momento para plantearte si tu peso corporal es el adecuado, si haces suficiente ejercicio físico y si tu alimentación es correcta en cuanto a cantidad y calidad.

a-ARCUM (2)
ARCUM

Compartir

Related Posts

Con exceso de peso, ¿caminar o correr?
La onza de chocolate
La movilidad articular